MamáGuaja

mamaguaja-gijon-logo

Espacio Gastronómico

La esencia MamáGuaja reside en el concepto de Restería, que aúna sidrería, coctelería y brasearía. MamáGuaja es un espacio gastronómico donde cada detalle cuenta… La escenografía, el ambiente, el trato con nuestros clientes y por supuesto la cocina.

Nuestra carta está basada en el producto de temporada de calidad. Las mejores carnes, pescados y mariscos sin olvidar los tradicionales platos de cuchara y arroces. Los hornos y brasas Josper de los que disponemos son un aliciente más en la #ExperienciaMamáGuaja

En nuestro amplio comedor se disfrutan privilegiadas vistas al Puerto Deportivo.

En la planta baja se sitúa el comedor más íntimo del local que cuenta con una decoración muy especial.  Para inmortalizar la visita a MamáGuaja disponemos de un  photocall, compuesto de un sofá Chéster y Jardín Vertical.

En la zona del bar, nos encontramos una amplia barra y mesas altas para picar algo de nuestra carta mientras degustamos el oro líquido asturiano, la sidra.

Despierta tus Sentidos

MamáGuaja es un espacio gastronómico pensado para despertar tus sentidos. Una propuesta novedosa que te envuelve en una atmosfera única. Con alma de Restería, donde se fusiona la esencia de sidrería, con brasería y coctelería.

Déjate llevar por la #ExperienciaMamáGuaja.

¿Te atreves a vivir la Experiencia MamáGuaja?

mamaguaja fav ico

Un ser físico y espiritual

MamáGuaja es un ente imaginario que nace de la rica mitología asturiana. Ser físico y espiritual, regido por leyes distintas a las mundanas, que interviene en la vida de mujeres y hombres inculcándoles alegría, felicidad, camadería y vitalidad.

Su femenina figura con forma humana nace de los elementos de la naturaleza: fuego, aire, agua y tierra, que conviven en perfecta armonía transformándose en energía positiva, ahuyentando temores y pensamientos negativos de toda persona a la que sus haces acarician. Su representación en hogares y lares, es considerada protección contra los malos augurios y un foco de atracción para las buenas noticias y el buen ánimo.

Su morada, templo del buen vivir, siempre tiene las puertas abiertas para el visitante, el cual no querrá marcharse imbuido por el espíritu jovial y optimista que inunda cada rincón. Su alborozo y alegre vida se mantiene del mediodía a la noche, regada por risas, buenos caldos y el mejor yantar.

Por último, como todo mito, sólo puede ser conocido y comprendido por aquellos que creen en él y han sentido el calor y vitalidad de su energía.

¿Te atreves a vivir la Experiencia MamáGuaja?

Nuestra Delicias